Categories
Blog cine Uncategorized

Rupert Pupkin y la comedia de la vida

 

Hoy ví, The King of Comedy, de Martin Scorcese, con Jerry Lewis (Jerry), Deniro (Pupkin) entre otros. Fue muy en la mañana, me levante cómo con una resaca que inicia. La película me sirvio de encebollado, tal cual.

La situación, un prospecto de comediante, o más bien Rupert Pupkin, decidido a conventirse en el comediante que hará el primer número en el tv show de Jerry.

Toda esta trama, avanza con ires y venires de deseos imaginarios, que a rato se confunden, nos obligan a internarnos en Pupkin, hacen al relato más intimo, invasivo; por la complicidad de una aventura claramente sin futuro, ridicula. La escena donde llega con la chica a la residencia de Lewis, nos obliga a evaluar la posibilidad que sea simplemente la imaginación, volviendo a hacer aun más intimo, somos parte de la humillación. Así utiliza esta sensación para transformarla en satisfacción, en deseo de mal (sed de mal decia orson).

Cuando gira la historia, toda una gran determinación ya se ha tomado, de golpe en el acto, secuestrar a Jerry, y con un delito logran mágicamente hacer su sueño, su anhelo, su imaginación realidad. Si bien la salida podría verse cómo un cliché, su contraste con la intimidad comprometen la complicidad de la lectura.

En los últimos momentos, cuando su propósito se cumple, se ve a si mismo contando su vida, su situación inmediata, cómo si fuera un chiste, más bien, la que justamente resulta ser un chiste, en realidad un muy buen chiste, para la vida.

Recomendable a pleno.

@diogenez_

Leave a Reply

Your email address will not be published.